Buenos Aires, 14 meses después.

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

(Nota de Guillermo: Tarde pero seguro…)

Como ví­ Buenos Aires… O deberí­a decir que se siente volver después de 14 meses a tu paí­s de origen???

Es raro. Es como volver a un lugar conocido pero que ya no pertenece a tu dia a dia, a tu cotidianeidad. Todos los lugares te son familiares y a la vez no. Mi primera impresion y sorpresa fue la cantidad de obras en construccion que ví­ a lo largo de mi viaje entre Ezeiza y mi destino final, obras en construccion en algunos de los barrios más caros de la Capital Federal. Volver a encontrar el tránsito en la calle al cual me habí­a desacostumbrado, lo ruidoso que somos los argentinos cuando somos mayorí­a… Si hasta me habia olvidado como era escuchar una conversacion ajena como si fuera parte de ella!!!

En mi segundo dia encuentro otra realidad: voy al súper y descubro que todo aumentó y mucho desde que me fuí­. La ropa, el entretenimiento, los servicios también en fin casi todo aumento y mucho.

Por otro lado veo turistas por todos lados, europeos, americanos, brasileros, es más… luego me entero que a Bariloche durante las vacaciones de invierno le decí­an “Brasiloche”!! En fin, una ciudad (un paí­s?) cara para vivir y barata para los demás.

Buenos Aires duele y mucho. Es traicionera porque te engaña con su apariencia glamorosa, para luego decepcionarte con su realidad, una que yo no quiero para mis hijos. Hay tantos lugares, tanta gente, tantos recuerdos, olores, afectos, 34 años de vida.

Y me fuí­ (otra vez) luego de 45 dias con la misma sensación con la cual la habí­a dejado antes, con la inseguridad y la falta de respeto y oportunidades y la agresividad que decidí­ no querer más para mí­ y mi familia.

A mis afectos nunca los voy a reemplazar, y eso duele pero ya no tanto . Ya sé, Uds. dirán que toda decisión implica pérdidas y ganancias…. y si, pero saben que? Yo creo que si lo miro a mediano y largo plazo gané, por eso suelo no quedarme en el analisis a corto plazo solamente. Será que estar afuera de Argentina me mostró que habia otra calidad de vida posible?????

Categories: inmigrantes, argentas

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page


22 Comments

  • Xel-Ha

    Hace 4 dias que volvimos, y me siento tan identificado con este post… senti lo mismo… excelente post…

  • Xel-Ha

    Y además, me olvidaba, linda foto elegiste, en el edificio marrón trabajé varios años… 😀

  • marietta

    Me imagino debes de tener sentimientos encontrados, luego de haber regresado y vuelto a partir … hay un dicho ” Quien se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen”

    Saludos

  • Anonymous

    yo lo que no entiendo es que sigas necesitando justificar tu emigracion buscando los puntos negativos de arg. Seguramente quienes se identifiquen les pase lo mismo.

  • Martí­n

    No me parece que sea “justificar la emigración”. Si uno decide emigrar, cada vuelta al pago necesariamente genera la comparación. Además – como dice Patricia – uno mira los lugares que frecuentaba con otra mirada, tamizada por nuevas experiencias.

    Por poner un ejemplo de lo más trivial (y que no denigra nada), a ningún argentino se le ocurre jamás discutir que la cena es a las 9 de la noche. Pero cuando le contás eso a un canadiense, les parece exótico en el mejor de los casos, idiota en la mayorí­a. Total que cuando volvés a argentina y te hacen cenar a las 9 como antes, se siente un poco raro, y naturalmente sale la comparación.

    A mí­ me pasó cada vez que volví­, que un montón de cosas me parecí­an raras. Hace menos de dos meses, sin ir más lejos, estábamos con mi mujer en San Juan y Boedo esperando a un amigo, y nos asombró el ruido y el humo. Me pasó lo mismo cuando estando en un living la persona al lado mí­o prendió un cigarrillo. Mis hijas siempre que volvieron hicieron notar que veí­an mucha basura tirada, y mucho perros. Me pasó que me llame la atención la cara tensa y seria de la gente por la calle. Montones de cosas que uno no ve en el lugar donde vive, y que entonces se vuelven notables cuando uno las redescubre.

  • Guillermo

    No Anonymous (aunque creo que sé quien sos) no se trata de justificar a través de eso. Estas cosas no se justifican, uno ya las tiene claras desde hace rato… lo que pasa es que nunca lo pudiste entender.

  • Guillermo

    Volvió Martí­n!

  • Anonymous

    Gracias Pato por compartir tu relato, me identifico totalmente con las sensaciones, a mí­ me pasó varias veces. Que bueno que te alegraras de la decisión que tomaste, en ese caso, el viaje valió la pena.
    Cariños,
    Sandra

  • Anonymous

    Solo el que emigra puede entender lo que significa ceder los afectos y las vivencias de toda una vida contra el coraje que hay que tener(y que muchos dias uno cree no tener) para tomar el toro por las astas, y llevar a cabo el cambio que casi siempre va tomando forma en nuestras mentes mucho tiempo antes.
    Despues de todo la mas comoda siempre es la opcion mas facil y ojo no digo ni la mejor ni la peor, ok?? se entiende??

    Pato
    Feliz de ser un persona con la cabeza mucho mas abierta.

  • Anonymous

    Ok. Te enojaste por lo que puse. No era mi intencion.

    Simplemente, creo que basta ver los puntos positivos que tiene Canada para ponerse contento con la decision de estar en Canada.

    En cambio, se resaltan los puntos negativos que tiene Buenos Aires en tu caso, para ponerse contento con la decision de estar en Canada.

    Por ultimo, me incluyo por participar en este blog de alguna forma y por leer algunos articulos, hoy pensaba que en realidad, seguir haciendo comparaciones con Argentina o con las decisiones ya tomadas significa en algun modo mirar atras. Y creo que en eso, NOS equivocamos. Me incluyo.

    Pensalo. Saludos y felicitaciones por el embarazo.

  • Anonymous

    Hacer comparaciones es casi inevitable, aunque cada vez son menos frecuentes,en mi caso son 34 años contra 1 y 5 meses. cuestion de tiempo que le dicen.
    No me enoje ni ahi, bienvenidos los que piensan (distinto o no).

  • Ma®ia

    Llegue tarde, pero me sorprendio algun q otro comentario, no lo negare…
    A ver, es complicado “opinar” cuando nunca me fui…digamos que me quede por eleccion, pero, admito que a veces nos planteamos (mi 50% y yo) como sera nuestra cabeza cdo tengamos “una flia”?…hoy por hoy tuvimos la posibilidad de “encerrarnos” en un barrio con guardia “armada”, pero no se si es tan real que quiero “esto” para mis hijos….
    Con respecto a cuan “ruidosos” somos…creo q extraniaria eso…y los afectos, siempre se extranian…
    Han hecno un cambio de plantilla y me agrada…perdon si no acoto seguido, pero a veces no me nace un comentario acorde!
    Saludos!

  • Amaranta

    Hola Patricia :
    me encantó leer esta , tu reflexión la de una mujer, ya en los 30´s , inmigrante que mira hacia atrás , hacia el país que dejó ….. definitivamente me interesa mucho leer mas de estas historias …. qué tienen para decir las mujeres en general pero en especial muejeres solteras que deciden emprender este camino solas, qué recursos tenemos para poder integrarnos mejor a las nuevas culturas . Asi que les agradezco Patricia y Guillermo por compartir su proceso de familia – los Ziegler- y tambien los animo que cuando se pueda inviten a personas que han enfrentado este reto de establecerse en el Canada , solas y solos .

  • Hola, el blog esta siempre abierto a los q quieren compartir su experiencia. Solo tenes que enviarla x mail para q la publiquemos.

    Saludos…

  • Fernando

    ¡Hola!
    Soy un joven de Madrid que, harto de escuchar y leer historias sobre Argentina, aprovechó una beca de estudios para Santiago de Chile y decidió pasar un par de meses antes en Buenos Aires para conocer de primera mano.

    Mis primeras dos semanas acá las resumiría con una cita de tu post:
    “Buenos Aires duele y mucho. Es traicionera porque te engaña con su apariencia glamorosa, para luego decepcionarte con su realidad”

    Hay muchas cosas que no entiendo y no me gustan de España, de la sociedad española, de mi ciudad natal (Madrid) y decidí conocer otras partes, sin negar la posibilidad de enamorarme de algún lugar en el que quedarme a vivir. Definitivamente, ese lugar no va a ser Buenos Aires. No entiendo la política ni la sociedad argentina, pero me parece una pena que un país tan grandioso como la Argentina esté en esta situación. Y no lo digo con intención de molestar, sólo me asombra y me decepciona.

    Un abrazo muy fuerte de un inmigrante/turista.

    Fer.

  • Fernando… Que pena!

    Lo peor es que yo tampoco tengo respuesta para darte… por que yo tampoco los entiendo!!!

  • Fernando

    Me quedaré en Buenos Aires hasta finales de Diciembre y después viajaré hasta Santiago en micros, recorriendo las provincias. Tengo la esperanza de encontrar una Argentina más humana en mi viaje, aunque por lo que me cuentan los propios porteños, acá se ve a los turistas como portadores de dólares a los que siempre se les puede cobrar más por ser de afuera. Les da igual si son turistas ricos o estudiantes de viaje, como yo, que trabajaron duro para reunir la plata que les permitiese venir a conocer. Por otra parte me encantó escuchar cómo una porteña me contaba que en España la trataron de maravilla.

    Por cierto, yo también me dedico a los sistemas. Voy a intentar terminar en Santiago mis estudios de Ingeniería en Computación y después no sé a dónde emigraré. ¿Algún consejo?

    Un abrazo muy fuerte.
    Fer.

  • Y vení a Canadá! O quedate en Chile que no es mal país… O Brasil… No sé!

  • Fernando… te estarás perdiendo de conocer la parte de la sociedad argentina que a mi juicio vale la pena conocer. Es una pena que lo verdaderamente valioso quede sepultado por un alto porcentaje de indiferencia-inmediatez ventajera-ombliguismo. Creo que todas las sociedades tienen eso y conozco una buena cantidad de gente de distintos lugares, anche españoles, que aman la Argentina y que ven con ojos distintos las cosas que tanto nos molestan a los que emigramos. Me lo puedo explicar con la frase de una argentina que vive actualemte en Italia, que escribio que su propio país la “pellizcaba” todo el tiempo. Cuando ves las cosas que no te gustan, en otro lado, te duelen menos porque no sos parte de eso. Me pasa que me desagradan menos las cosas de Québec que me desagradan… que las de mi propio país. Como no son parte de mi cultura, estoy dispuesta a ser más tolerantes con ellas. Asi somos los humanos, inclusive más dispuestos a tolerar al vecino que al hermano con el que compartimos el cuarto, no? Buen viaje!!

  • Carolina

    La familia en que uno nace es la que es, en cambio los amigos uno los va eligiendo en el camino. El país en el que uno nace es lo que es, así que elegir un país distinto para vivir es tan natural como escoger a los amigos. Crecemos con la creencia de que mencionar los puntos débiles del grupo al que pertenecemos es traicionar los afectos que tenemos por ese ente vivo en el que se convierte el grupo/país. Me parece muy saludable poder ver los claros oscuros de los grupos a los que pertenecemos, y poder hablar de sus debilidades abiertamente, sin que razonar signifique no querer, sin que razonar signifique justificarnos. Hay personas maravillosas de las que nunca seria amiga, y países maravillosos como el Argentina en el que nunca me quedaría, y pienso que eso no habla del Argentina solo habla de mí, de mis preferencias, personalidad, alegrias y misterios, porque si hay algo que nunca podemos explicar (por más que creamos explicarlo) es porque vivimos donde vivimos, porque somos amigos de quienes somos amigos, ó simplemente porque en este instante somos como somos y sentimos como sentimos.

  • Carolina

    ah y Fernando, este año vivi 3 meses en Brasil, llevo 6 meses en Argentina, y al igual que Guillermo en el continente te recomendaría Brasil, Chile ó Canadá, pero a fin de cuentas tendrías que ir a esos lugares y ver si tienen quimica contigo, si te gustan sus claro-oscuros. Mucha suerte en tus viajes.

  • Javier

    Psicologa argentina , le doy la razon al amigo español. No se pierde nada en Argentina, quizas lo maten , lo asalten y demas cosas. La verdad duele y no es una sensación. Espero que algún dia cambie. S2.

Comments are closed.