Canadá y la promesa de una nueva vida

Esta nota la escribí originalmente para Los Ziegler en Canadá para las Pascuas de 2012. Quiero re-editarla aquí en estas Pascuas 2015 para compartirla con aquellos que no la conocían y para discutir con Uds. nuevamente este tema…

No sé si ha sido un ataque místico en esta Semana Santa que se viene o quizás el disparador que me ofreció este video, pero en algún momento se me puso que inmigrar era, casi, casi, como resucitar. Una nueva vida, comenzar de nuevo, dejar atrás algo para encarar otra cosa nueva.

¿Es la inmigración un renacimiento?

En aquel momento, pensaba en la asociación entre estas dos cosas. ¿Estamos renaciendo de alguna manera? ¿Nos da la inmigración la posibilidad de resucitar?

Pensaba en la decena de personas que han encontrado en Canadá su chance de reinventarse, de ser lo que no podían ser o habían dejado atrás sin muchas chances. O los que se encontraron con algo nuevo que jamas hubieran pensado. Pienso en los que hemos tenido la oportunidad de conocernos tal cual somos a través de la inmigración: de volver a conocernos con nuestras debilidades y fortalezas y descubrirnos nuevamente como personas.

Estoy seguro que muchos de los que leen esta nota y ya están aquí desde hace un tiempo les debe haber pasado: ese momento impensado, en el que se descubrieron solos sentados en algún lado o manejando a casa y en el que se dieron cuenta que eran diferentes.

Es que el proceso de vivir en Canadá, o simplemente de haber inmigrado a otro país, nos ha cambiado. Nos vemos diferentes a lo que éramos hace dos, tres o cuatro años en nuestros países. Nos encontramos con que, siendo los mismos, también somos otros.

También sucede cuando tenemos la oportunidad de volver a nuestro país en algún momento y nos vimos y sentimos diferentes. Todo lo que alguna vez nos resultaba familiar, hoy nos es extraño. Éramos de allí, pero ya no nos sentimos parte.

De una manera u otra, creo que con la inmigración hemos renacido.

Hemos vuelto a nacer con antiguas cicatrices que nos muestran de donde venimos, pero con una luz especial que nos muestra otro camino.

Seguramente con algo más de fe y esperanza por lo que tiene que venir.

¿Cómo ha sido tu renacimiento en Canadá? ¿Cómo imaginas que será tu nueva vida en Canadá?

 



Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

1 Comment

  • Sonia Gonzalez

    Me gustaria experimentar esto, imagino un estilo de vida en canada con mas satisfaccion en cosas de la vida que son sencilas pero de las que no puedo disfrutar en mi pais, como disfrutar de zonas verdes o del aire libre, asi sea con nieve, sin estar pensando que me van a atracar o en el tipo que esta consumiendo droga bajo los arboles cerca a mi hija que juega, o poder toparse con gente que piensa distinto y tiene proyectos para construir un pais, quisiera ver la bandera de canada y sentir que pertenezco a algun lado y que para mis hijos hay una buena perspectiva y no el conflicto armado constante de mi pais.

Comments are closed.