Conversaciones con “M”

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

El amigo “M” es uno de esos tipos con los que me gusta charlar. Suele llamarme por teléfono en sus cortes del mediodí­a en el laburo (está trabajando para Sitel en el edificio de HP aquí­ en Hull) y, como buenos argentos que somos, nos gusta filosofar sobre como nos están yendo las cosas, que podemos esperar, que estaremos haciendo bien, que estaremos haciendo mal, etc.

Hoy comentábamos, y estábamos de acuerdo, que nuestro “reloj interno” está totalmente desfasado con el reloj canadiense. “Y de qué carajo estarás hablando? Te volviste relojero?” se preguntarán… No, me refiero a que estamos queriendo ver logros, resultados, en tiempos infinitamente diferentes a los que nuestra nueva sociedad indica. Lo peor es que a veces no nos damos cuenta de todo lo que logramos en tan corto tiempo (“M” llegó hace no más de tres meses, nosotros estaremos por el cuarto): tenemos laburo, tenemos donde parar, estamos metidos en nuestra rutina, ya tenemos todos los trámites echos, ya nos estámos dando algunos gustos y capaz hasta, de a poquito, dejando de usar nuestros ahorros y comenzando a estabilizarnos económicamente.

Pero queremos más: queremos otro laburo, mandamos CV a lo loco, aplicamos para un montón de cosas por semana, hacemos y rehacemos el curriculum, seguimos sin estar conformes y queremos l laburo de los sueños ya, ahora. Y no creo que sea así­. Tenemos que darnos cuenta que recién bajamos del avión. Que para los canadienses vamos a ser recién llegados por algún tiempo más y que los empleadores que a nosotros nos gustarí­an van a querer que tengamos la famosa “experiencia canadiense” hasta darnos pelota. Y les aseguro que nos van a hacer sudar sangre. Tenemos que darnos cuenta que estamos en pañales todaví­a, dando los primeros pasos si querés y tenemos que esperar por lo menos un año para poder sentarnos a evaluar los logros y como conseguir lo que queremos.

Amigos, tal como uno lee en las listas, aquí­ todo lleva tiempo. Y es normal. El corto plazo son uno o dos años. No tres meses. Aquí­ lo único que cambia de un dí­a para el otro es el clima. No hay que apurarse ni tomar malas decisiones. Si un trámite cualquiera tarda 3 meses y es normal… Por qué vos no podés esperar un año para ver dónde estas parado y pensar para dónde querés seguir?

Slow down buddy, slow down.

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page


Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

5 Comments

  • Anonymous

    Me encanto.

    Say no more diria Charly.

  • Los Marge

    A mi me pasa lo mismo, quiero todo para ayer y veo que de a poco las cosas se dan, pero lleva su tiempo. Hasta lleva tiempo que terminen de armar tu dossier en la facultad, hacer 3 semanas que empecé y todavia no pagué nada de los cursos, pregunté y me dijeron: “espere que le llegue la factura” hasta para que vos pagues tardan.
    saludos. Alejandra

  • Anonymous

    Pero la verdad como cuesta hacer la pausa, bajar las revoluciones y empezar a disfrutar de a poco.

    Se puede claro que si, pero tenemos que remontar la historia de haber vivido toda o la mayor parte de nuestra vida en una sociedad que es muy distinta.

    Al final es solo una cuestión de tiempo, porque con paciencia se llega a ese estado de tranquilidad con uno mismo y el resto de las personas que nos rodean.

  • […] buscaba trabajo en la región de Ottawa-Gatineau iba compartiendo la experiencia en simultáneo con el amigo “M”, que también estaba a la búsqueda. A diferencia mí­a, Gabriel vino de Argentina con una muy […]

  • […] Dos potencias del Blogging se saludan. Tuve la suerte de compartir una cena con el amigo Enzo. Excelente anfitrión, disfrutamos una larga y muy amena conversación que se extendió hasta entrada la noche. hací­a mucho tiempo que no tení­a la suerte de compartir tan buen momento con alguien… casi desde las épocas de las “Conversaciones con “M”“. […]

Comments are closed.