De las peores semanas si las hubo…

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Debo admitir que ha habido dias realmente densos… pero semanas como la que pasó, hasta ahora, nunca! El lunes amanecimos Pato y yo con una angina machaza que no sólo nos proveyó de unas gargantas super inflamadas que no nos permití­an ni tragar aire, sino con los consabidos chuchos de frí­o, fiebre, dolores de cuerpo, etc, etc, etc. Para “pior” yo tuve que hacer un viaje a Waterloo por una entrevista que ya tení­a programada de la otra semana, así­ que ni mi mente ni cuerpo estuvieron muy en condiciones (aún así­ parece que sigo en carrera, así­ que debo ser muy bueno! jajaj) Hasta el jueves estuvimos los dos sin comer, a lí­quido y atendiendo a los chicos como pudimos. Obviamente, puteando el sistema de salud y extrañando la prepaga. Para que les voy a mentir. Tener que levantarnos el martes a la maniana los dos, dejar a Facu en la garderie y después ir a la clí­nica para esperar dos horas a que nos atiendan y que el único remedio que nos puedan dar sean unos antibióticos en pastillas (en pastillas!! Man! Te dije que no puedo tragar!!!) fué un poco hinchapelotas. Tuvimos suerte que la Dra. se apiadó de nosotros y la atendió a Pato al toque por que, como no tení­a “dossier” abierto en la clí­nica, iba a tener que esperar como hasta las 11/11 y media de la mañana por lo menos. Los antibióticos tardaron al menos 48 hs en hacer efecto, lo cual es normal… pero lo que te mata es la espera. La cosa fué que el miércoles volvimso a la Clí­nica (455 Riel) por que yo ya estaba empezando a mejorar pero Pato ni signos, seguí­a sufriendo cmo una marrana. En Buenos Aires, estábamos mal acostumbrados quizás a que su médico, sabiendo su historial de problemas de garganta, le poní­a un anitbiótico inyectable y al rato, listo el asunto. So, volvimos y le explicamos a la Dra. que Patricia no estaba mejor, que necesitabamos algo quizás más fuerte para aliviar el dolor, etc… “No m’hijita!” fué la respuesta… “Se la aguanta y si le duele mucho, le hago una orden para otras pastillas” Pero mi amor!! Si te estoy diciendo que no puedo tragar ni aire!!! Pero no, la señora no te va a dar uninyectable u otra cosa, mantenete con eso y agua y ajo… Jode un poco, no? Así­ que nos volvimos con dolor de garganta, fiebre, dolores, puteando a Canadá, QC, el sistema de salud y al borde de las lágrimas por el inyectable que no supimos conseguir. No sé, creo que el tema de estar enfermos o nos sensibilizó demasiado o nos mostró algunas caras de la cosa que no habí­amos visto.

Para el viernes la cosa estaba empezando a mejorar un poco… en lo que respecta a salud a solamente. Nuestros amigos de la garderie de Legault 9, aduciendo nustra falta de colaboración (???) decidieron unilateralmente no renovarle contrato a Facu dde. el 20 de febrero. Así­ que ahora tengo que salir a buscarle una garderie nueva. Creo que me hicieron un favor. El asunto de la “falta de colabioración” es un pretexto. Por supuesto que todo se debe a una “vendetta” de los fucking yugoslavos por que en su momento les discutimos el tema de las vacaciones , nos fuimos a quejar al CPE por la falta de organización, (que no sirvio para un carajo), etc. (ver en posts anteriores como este y otros) Así­ que bueno… capaz que me hicieron un favor y encuentro otro lugar mejor para Facu.

Ayer nos fuimos al Rideau Hall, que habí­a jornada de puertas abiertas. El RH es la mansión donde vive la Governor General (la representante de la Reina de Inglaterra en Canadá) Con motivo de los festejos de Invierno la mujer organizó una jornada de puertas abiertas, con diferentes actividades de nieve: ski de fondo, raqueta, paseo en carros tirados pro caballos, paseo en trineos con perros, bailes tí­picos, recorrida a algunos sectores de la residencia. Muy lindo todo. La pasamos muy bien. Tuvimos oportunidad de verla a la GG en persona (impecable la morocha!) Tomamos un chocolate caliente con galletitas. La gente re tranquila, nadie jodí­a, la GG caminaba retranqui por sus jardines. Muy lindo… Pero me imaginaba esto mismo en Buenos Aires… Sueñen conmigo: Jornada de puertas abiertas en la Quinta de Olivos. De 11 a 16 hs. digamos. Se convidan empanadas, choripan, asado y vino gratis. El acceso es libre y gratuito a toda la población. Hay partiditos de “fúlbo” con algunas estrellas, paseo del Néstor por lo sjardines mientras charla con la gente y comparte una empanadita, recorrida por el interior de la residencia, paseos en tractorcito de campo tirando de carrito, ponys para los chicos, etc… Se lo imaginan pací­fico y organizado? Mmmmmm, tengo mis dudas. Con Pato nos reí­amos mucho tratando de imaginar algo así­ en BUE.

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page


Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

1 Comment

  • Los Marge

    Dejate de joder!!!!!
    Lo que es la percepción de cada uno y como el asunto es tan personal… Si a mi la médica me mandaba una inyección la mandaba al joraca (y eso que soy enfermera)Yo soy de tener anginas pultáceas (como la de ustedes, por lo que les recetaron antibióticos)es muy molesto, cuesta tragar y todo lo que quieras, pero por que arriesgarse a tener una complicación por una angina (una inyección intramuscular es una medida invasiva siempre.
    Bueno….que te puedo cobrar por la clase…eso te pasa por tener OSDE o una de esas y no ser del populacho, ahí­ si que la medicina de Canadá te iba a parecer mas buena!
    Saluditos
    Alejandra (ex enfermera del populacho argentino)

Comments are closed.