El mejor ataque…

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

… es una buena defensa. O era al revés?

Los partidos de soccer de los chicos de la edad de Santiago son de arquero + 6 jugadores de campo. Por lo general, la costumbre de la mayorí­a de los coaches (incluyéndome) es acomodarlos en un 2-1-3, que siempre termina siendo de cualquier otra forma por que algunos delanteros te bajan mucho y terminan jugando de defensores y otros, a los que no les gusta jugar de defensor se te terminan yendo arriba o se cansan y se quedan donde el aire les falte y todo es un despelote desordenado que nada tiene que ver con un partido de fútbol. Con este equipo pude lograr una cosa bastante equilibrada y pude encontrar para la mayorí­a de los chicos el puesto adecuado: ponerlos donde a ellos les guste jugar pero que también le sirva al equipo… Por que seamos sinceros… mucho “jugar por diversión” pero a nadie le gusta perder: ni a ellos, ni a mí­, ni a los padres. Vieran las sonrisas de los chicos y especialmente de los padres cada vez que ganamos un partido. No jodamos.

El asunto es que en el partido de ayer casi se nos viene la noche. Nos encontramos con un rival que jugaba muy bien el ataque por las puntas y los pibes tiraban bastantes buenos centros. En los primeros minutos, zafamos un par de jugadas que el arquero supo tapar. La solución? Simple: 3-1-2. A los diez minutos coloqué un pibe más de defensor, los puse en una lí­nea de 3 bien clarita donde cada uno tení­a su sector de la cancha y contando con el mediocampista que, cuando podí­a o querí­a, bajaba un poco a dar una mano. Los dos delanteros, a uno le pedí­ que juegue más cerca del mediocampo (cosa que supo hacer a medias, pero lo suficiente) para complementar y al otro bien pegado a los que le dí­ en llamar la “blue line”, haciendo una analogí­a entre el fuera de juego del hockey y el del fútbol (y cosa de que de una vez por todas entiendan lo que es estar adelantado!) y que salga jugando de contra con los pelotazos que salí­an disparados para delante.

Y sirvió. Marcador final: 4-2, en un resultado mentiroso para un partido que fue durí­simo. Las cosas van marchando, los chicos van entendiendo que la clave de estos partidos es el orden. El equipo más ordenado y que mejor sepa pasar la pelota tiene todas las chances de ganar.


Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page


Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.