El ocaso de la inocencia.

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Estas épocas cercanas a las fiestas son buenas para testear el nivel de inocencia contenido en nuestros queridos borregos. Perdón, nuestros queridos hijos.

En el caso de Facundo, con 3 años, todaví­a le queda una dosis importante de inocencia como para seguir creyendo en Papá Noel y demás por algún tiempo. En el caso del mayor, a sus 9 años ya está empezando a dudar. Y me tira argumentos del estilo… “Por que los regalos los comprás vos y ese del desfile es un tipo que se quiere hacer famoso con los chicos. Yo nunca lo ví­ al tipo!”

Ante semejante argumento deben surgir una serie de refutaciones del tipo “Alguna vez viste una ballena? Y vos pensás que son de verdad por que las viste en la tele? Yo también ví­ a Papá Noel en la tele!” Lo cual lo dejá pensando y asegura unos dí­as más de inocencia, hasta que salga el tema en la escuela y algún amiguito le cuente la verdad del secreto tan celosamente guardado, como siempre pasa.

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page


Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

3 Comments

  • Tereré

    Hola Guillermo:
    Que tema este, te cuento que a mi hija de 9 años ya le pasaron el chisme de Papa Noel en la escuela y esta vez ya no hubo argumentos para rebatirlo. Hasta me describio lo que suelo hacer en Navidad para poder poner los regalos a escondidas. Como aqui en Paraguay luego de la medianoche ya se buscan los regalos bajo el arbolito navideño yo siempre buscaba un momento para escaparme y poner los regalos, pues por fin una compañera de escuela le dijo que era para eso y lo peor de todo es que como ella ya sabe, se lo conto al hermanito de 6 años que al principio no le creyó mucho pero, ante las pruebas tuvo que aceptarlo. Y como dice Serrat, “nada ni nadie puede impedir que sufran, que decidan por ellos, que se equivoquen. Que crezcan y que un dia nos digan adiós”, creo que esto justamente forma parte de ese crecimiento. Pero como ya mencionaste en otro posteo, estas haciendo buen trabajo y en tierras extrañas además. O como diria Sandra Mianovich, “es la vida que me alcanza”.

    Saludos !!!

    PD: Estoy medio poeta hoy che.

  • Martí­n

    Y ustedes llegaron a los 9 años con los pibes? La verdad, felicitaciones. Las nuestras empezaron a sospechar bastante temprano. La mayor, cuando tení­a 5, í­bamos un dí­a en el supermercado y habí­a un Papá Noel saludando; la nena se entusiasmó mucho, y con el tono de mayor alegrí­a, le dijo a mi mujer: “mirá, mamá, un señor disfrazado de Papá Noel!!!”. La segunda, también a los 5, una vez que Papá Noel visitó el preschool para hacerles regalos, le dijo a mi mujer, en tono de secreto: “mamá, me parece que este no es Papá Noel. Mirá, tiene zapatillas”.

  • Maria

    uy que lindo! me acuerdo que yo juraba que lo habia visto. hasta que un dia, una companierita me dijo= imposible nena, si papa noel no existe.
    Fue una de las grandes decepciones de mi vida. Te aseguro.

Comments are closed.