El ocaso de la inocencia.

Compártelo

Recibe en tu casilla de correo todas las novedades sobre inmigración a Canadá antes que nadie

Estas épocas cercanas a las fiestas son buenas para testear el nivel de inocencia contenido en nuestros queridos borregos. Perdón, nuestros queridos hijos.

En el caso de Facundo, con 3 años, todaví­a le queda una dosis importante de inocencia como para seguir creyendo en Papá Noel y demás por algún tiempo. En el caso del mayor, a sus 9 años ya está empezando a dudar. Y me tira argumentos del estilo… “Por que los regalos los comprás vos y ese del desfile es un tipo que se quiere hacer famoso con los chicos. Yo nunca lo ví­ al tipo!”

Ante semejante argumento deben surgir una serie de refutaciones del tipo “Alguna vez viste una ballena? Y vos pensás que son de verdad por que las viste en la tele? Yo también ví­ a Papá Noel en la tele!” Lo cual lo dejá pensando y asegura unos dí­as más de inocencia, hasta que salga el tema en la escuela y algún amiguito le cuente la verdad del secreto tan celosamente guardado, como siempre pasa.

Recibe en tu casilla de correo todas las novedades sobre inmigración a Canadá antes que nadie



Author: Guillermo
Guillermo Ziegler es el responsable de Ziegler Immigration Coaching y Consultor Reglamentado de Inmigración Canadiense con Licencia R509846 del ICCRC (Immigration Consultants of Canada Regulatory Council).

3 Comments

  • Tereré

    Hola Guillermo:
    Que tema este, te cuento que a mi hija de 9 años ya le pasaron el chisme de Papa Noel en la escuela y esta vez ya no hubo argumentos para rebatirlo. Hasta me describio lo que suelo hacer en Navidad para poder poner los regalos a escondidas. Como aqui en Paraguay luego de la medianoche ya se buscan los regalos bajo el arbolito navideño yo siempre buscaba un momento para escaparme y poner los regalos, pues por fin una compañera de escuela le dijo que era para eso y lo peor de todo es que como ella ya sabe, se lo conto al hermanito de 6 años que al principio no le creyó mucho pero, ante las pruebas tuvo que aceptarlo. Y como dice Serrat, “nada ni nadie puede impedir que sufran, que decidan por ellos, que se equivoquen. Que crezcan y que un dia nos digan adiós”, creo que esto justamente forma parte de ese crecimiento. Pero como ya mencionaste en otro posteo, estas haciendo buen trabajo y en tierras extrañas además. O como diria Sandra Mianovich, “es la vida que me alcanza”.

    Saludos !!!

    PD: Estoy medio poeta hoy che.

  • Martí­n

    Y ustedes llegaron a los 9 años con los pibes? La verdad, felicitaciones. Las nuestras empezaron a sospechar bastante temprano. La mayor, cuando tení­a 5, í­bamos un dí­a en el supermercado y habí­a un Papá Noel saludando; la nena se entusiasmó mucho, y con el tono de mayor alegrí­a, le dijo a mi mujer: “mirá, mamá, un señor disfrazado de Papá Noel!!!”. La segunda, también a los 5, una vez que Papá Noel visitó el preschool para hacerles regalos, le dijo a mi mujer, en tono de secreto: “mamá, me parece que este no es Papá Noel. Mirá, tiene zapatillas”.

  • Maria

    uy que lindo! me acuerdo que yo juraba que lo habia visto. hasta que un dia, una companierita me dijo= imposible nena, si papa noel no existe.
    Fue una de las grandes decepciones de mi vida. Te aseguro.

Comments are closed.