El Primer Canadiense

Lo cierto es que nadie lo esperaba. O no tan pronto al menos. Cuando se conoció su llegada, el resto de la tribu supo que iba a ser toda una experiencia.

El Cacique mayor esperaba que fuera “una” y no “un”. La Jefa del Cacique solo esperaba que la experiencia sea al menos placentera. El resto, se limitaba a observar y esperar, sabían que su parte de la experiencia llegaría mas tarde.

Le fecha era incierta. Algunos de los brujos habían vaticinado a fines de Enero, con la nieve y el frío. Pero la experiencia de la Jefa del Cacique le indicaba que podía ser antes.

Para aquella tarde del 29 de Enero ni señales había aún del “Primer Canadiense”. Los brujos y sabiondos de la comarca aconsejaron seguir esperando antes de aplicar las medicinas mágicas que lo harían aparecer.

En la madrugada del 30, antes que los gallos cantaran, el Cacique sintió que la Jefa se movía en el lecho más de la cuenta. Los quejidos lo hicieron despertar. Era hora. Había que visitar a los brujos sin demora. La Jefa presentía la llegada. El Cacique alistó los caballos y los hizo correr bajo la nieve que arreciaba.

El trabajo de los brujos en su choza vamos a dejarlo para otro día… digamos que a las pocas horas el “Primer Canadiense” de la tribu hizo su arribo y hoy cumple 4 años.

Te queremos mucho Martín, aunque a veces con tus travesuras nos vuelvas locos!!



Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

22 Comments

Comments are closed.