Excursión a Toronto (again)

Ayer nos dimos una vuelta por Toronto… otra vez. Ya habí­amos estado en el verano, aprovechando un compromiso de rugby en Markham. En rigor, esta vuelta fué menos turí­stica y tuvo un destino exclusivo: el Autoshow 2007. Toronto tiene algo que me atrapa, no estoy seguro bien que es aún, pero tiene un “nosequé”. Entrar por la autopista y ver el perfil de la ciudad frente al Lago es abrumador. Me gusta.

Bueno.. el asunto es que el domingo pro la mañana alistamos la tropa, nos subimos todos a la máquina y rumbo a la aventura! Autopista 8, enganche con la 401, que a su vez empalma con la 427, que a su vez engancha con la Queensway, bajando a dos cuadras del centro de convenciones, parking y… listo! Una hora y quince de viaje… Perfecto! Que viaje! martí­n no se despertó para pedir teta en ningún momento, Facundo y Santiago se peleaban poco y nada, condiciones meteorológicas perfectas, poco tránsito. Increí­ble hacer Waterloo Toronto en 75 minutos!

Luego, cuatro horas de dar vueltas por la exposición, idas, venidas, gente, autos, más autos, los dos indios que en cada stand se subí­an a todos los autos, camionetas, camiones, motos que veí­an (creo que no dejaron modelo por probar entre Santiago y Facundo!), pausas logí­sticas para Martí­n y… vuelta a Waterloo…. Parking, salida, Queensway, comienza a nevar, 427, la nieve es más densa, 401, no se ve una mierda que manera de nevar, Martí­n llora, salgamos en esta que hay que darle de comer, vuelta a la 401, no deja de nevar, no se ve un carajo, los limpiaparabrisas no limpian el parabrisas, hace una hora que vamos a 50, 60, seguimos en la 401, Facundo, Santiago, por favor no rompan las bolas, sigue nevando, no veo nada, cuanto camión, autopista 8, Kitchener, paremos de vuelta que Martí­n quiere volver a comer, autopista 8, Waterloo, Hogar dulce hogar. Dos horas y media y la misma cantidad de kilómetros que a la ida…. 120. Me duele el mate, me veo los Oscars y me voy a dormir. Que dí­a!

Aún así­, con tormenta y todo a la vuelta, valió la pena. Fué un lindo paseo en familia que todos disfrutamos. Nuestro experto en autos, Santiago, me dijo esta mañana que, de todo lo que vió, lo que más le gustó fué un Studebacker de 1897 o algo así­. Y lo mejor de la exposición fué que se podí­a subir a todos los autos. Mañana bajo las fotos de Santi a Flickr para compartirlas.



Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

2 Comments

  • Guillermo Schulmeier

    Guillermo: qué bueno que llegaron sanos y salvos. Yo una vez tuve que ir de Boston a NYC por la autopista y bajo una nevada terrible y fue una experiencia bastante estresante.

    Saludos!

  • Los Ziegler

    No fué fácil… en algún momento, debo admitir, se me frunció.

Comments are closed.