Historias migratorias de terror

Recibe ya mismo la Guía Gratuita "Cómo Migrar a Canadá"

Llevo escribiendo y leyendo historias de inmigración unos 13 años, cuando en 2004 comencé con mi primer blog sobre el tema.

Para conmemorar un nuevo “Halloween” les comparto algunas de ellas…

Historias desde el archivo de la  memoria

Mi primer trabajo fue en un Call Center. Trabajaba desde las 5 de la tarde a las 2 de la mañana. Cuando me iba, en la entrada había un señor de turbante con cara de enojado. Le pregunté que le pasaba. Me dijo que en su país el era médico y que alguien le había dicho que en Canadá iba a tener trabajo. Cuando llegó, se dio cuenta que no era así. Que para ser médico de vuelta debía pasar por un laberinto más intrincado que el de “El Resplandor”.

Jennifer tenía muchas ganas de venir a Canadá. La peleó desde su país contra viento y marea. Trajo a su marido a la rastra. Los primeros tiempo fueron complicados, tan complicados que la vida en pareja se transformó en un infierno. Tanto, que terminaron separándose. Un día, frente al espejo, llorando, se dijo “nunca debí haberlo forzado a venir a Canadá si él no quería”. La migración les costó el matrimonio: a uno por haber forzado al otro y al otro por no haber hablado a tiempo.

Héctor viajó a visitar a su nieto. Del calor del sur tomó un avión hacia los fríos del norte para poder pasar, por primera vez en su vida y a sus ochenta y algo de anos, una “blanca Navidad”. Una noche se tropezó en la escalera y se rompió unas costillas. Estuvo internado 48hs en un hospital del primer mundo, con médicos del primer mundo que le dieron el alta para que tome el avión de vuelta a su país. Al llegar, un edema pulmonar causado por la presión del avión y las costillas aún no sanadas, casi le abren las puertas del cielo. Pero Dios no lo aceptó y lo mandó de vuelta. “El mejor sistema de salud del mundo”, casi le cuesta la vida. Eso sí, el hospital y el médico que dieron el alta de forma irresponsable no olvidaron enviar las facturas con sus honorarios por miles de dólares al seguro (que solamente pagó una parte)

John y Alicia llegaron hace pocas semanas a Toronto. Luego de pasar algunas noches en un Air B&B lograron encontrar un departamento para alquilar. Al mudarse les llamó la atención las cucarachas por los pasillos. Y en el baño. Y en la cocina. Y en todos lados. No paraban de salir de cualquier rincón del departamento. Esa noche no durmieron. El temor de ser abordados por decenas de estos asqueroso insectos pudo más que el sueño. Al otro día salieron despavoridos hacia otros rumbos.

Roberto y su familia firmaron un contrato con un consultor de inmigración. No tenían referencias de él ni su empresa, pero les cayó bien y pusieron el proceso en sus manos. Fue un proceso largo, de un par de años. En algún momento la empresa de ese consultor dejó de existir y otro profesional tomó las riendas de su caso y el de otros damnificados. Unos meses después, llega la notificación de rechazo de Immigration Canada. No habían podido verificar los empleos consignados por Roberto como parte de su experiencia laboral. Cuando consultaron a otro especialista (hola!) se dieron cuenta que Canadá había pedido aclaraciones sobre uno de esos empleos pero el Consultor anterior NUNCA les había informado. Canadá dio por cerrado el caso a los 30 días tras no haber recibido respuesta. Una pena, porque la respuesta era simple: el lugar había cerrado y ese teléfono ya no existía. Era solamente cuestión de ubicar el nuevo número para que Canadá llame. Cosas que pasan cuando contratas un “Consultor Fantasma”.

Estas son algunas. Los nombres están cambiados. Las historias son reales… Pero te paso la vela para que vos nos cuentes.

¿Cuál es tu historia de terror migratorio?

 

Recibe ya mismo la Guía Gratuita "Cómo Migrar a Canadá"



Author: Guillermo Ziegler
Guillermo Ziegler es Director de Ziegler Immigration Coaching Inc. y Consultor Reglamentado de Inmigración Canadiense con Licencia R509846 del ICCRC (Immigration Consultants of Canada Regulatory Council).

6 Comments

  • B. Munoz

    Jajajaja lo de los bichos en los apartamentos en Toronto es todo un tema. Tuve que hacer una investigación ardua para poder mudarme a uno sin bed bugs, cucarachas, ratones, entre otros. La vivienda en Toronto además es ridículamente cara, así que si algo parece ser muy barato, seguro tiene bichos!

    Saludos Guillermo.

  • José Castellanos

    Hola Guillermo. No conocía sus habilidades para contar historias y estas si son terroríficas. Yo me considero un seguidor fiel de su blog y todos los días refresco mi navegador para saber si hay algo nuevo, pero esta entrada es la campeona. Felicitaciones por tan buena redacción y por enseñarnos de experiencias de otros que no terminaron tan bien. No quiero que mi plan de inmigración sea una pesadilla. En 10 días estaré recibiendo mi examen de Ielts y ahora sí con la verdad en la mano lo contactaré, para hacer lo que mejor convenga. Saludos Guillermo

    • A mi mamá le gustaba como escribía cuando era chico. Y mi blog de “Los Ziegler” se hizo famoso en su momento por mi forma de narrar las historias. Gracias.

      No hace falta que refresques a diario tu navegador. Puedes utilizar RSS para tener la notificación al instante o seguirme por Twitter o en facebook…

  • Maria

    Para aquello que no conozcan a Guillermo les digo que yo tampoco lo conozco pero lo sigo desde hace un por o mas de 1 año. Visito Canada y me doy cuenta que con lo que este Sr. Coloca y narra en sus blogs es todo muy cierto, hasta el punto que a traves de sus videos y articulos muchas veces se de Canada mas que otras personas que ya tienen algunos años viviendo aqui. Gracias por compartir enfoques tan realistas y al grano como tiene que ser. Saludos

  • Maria

    Una historia de terror que escucho frecuente: vine como estudiante, sacrifique una buena cantidad de dinero para obtener un certificado en un college donde ya algunos conocidos despues de sus estudios obtuvieron el famoso permiso de trabajo PGWP. Al finalizar mis estudios y aplicar para el permiso me fue negado debido a que la institucion no esta dentro de la lista autorizada para obtener el permiso.

Comments are closed.