¿Qué es “Integrarse”?

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Cuando le pregunto a mis clientes como medirían si su proceso migratorio ha sido exitoso, algunas de las respuestas incluyen “estar integrado”

Sentirse “integrado” a la nueva sociedad de la que se forma parte es sinónimo de ser exitoso en tu migración…

Pero… ¿qué es la “integración”?, ¿cómo se mide?, ¿puede ser una medida de éxito?

Hoy quiero reflexionar sobre eso.

Reflexiones sobre la integración y el éxito migratorio

Síganme, hoy estoy algo inspirado y quiero escribir a medida que pienso.

En el último par de años que viví en Argentina, y en particular en los últimos meses, el sentimiento de incomodidad era cada vez mayor. Ese sentimiento de no cuadrar con el entorno, como esa pieza del rompecabezas que no calza en ningún lado.

En ese momento uno lo veía como una reacción natural del proceso: “me voy a Canadá porque es al sociedad donde me voy a sentir más cómodo”. Es lo que uno piensa en ese momento al menos.

La sensación de lejanía con lo que uno va dejando y de acercamiento con el país al que uno está yendo es, me parece a mí, natural. Se busca esa sociedad igualitaria, de oportunidades, que no tire papeles al suelo, que levante la caca del perro de la calle y que pida permiso cuando quiere pasar.

Cuando llegamos a Canadá esa transición continúa: los primeros años estás tan entusiasmado con la novedad que te desvivís por buscar la famosa integración: tiras los papeles en el cesto, levantas la caca del perro con la bolsita y la llevas hasta tu casa o al cesto más cercano, pedís permiso, disculpas y gracias a cada paso. Te olvidás de tu país excepto cuando tenés que leer las noticias y decís “Que bien hice en irme”

No importa como está el resto de tu vida de inmigrante: si conseguiste trabajo, si te alcanza el dinero o si estás bien con tu mujer. Lo importante es que te entiendan en la calle y tener “el amigo quebeco“.

Después de 10 años…

Después de 10 años mi vida es con una familia en la que me comunico en español, con amigos con los que halo en español, en un trabajo canadiense en el que me comunico en inglés mientras en mi smartphone escucho Radio Mitre o leo por Twitter lo que dicen los periodistas sobre “los K” y Macri.

Pago impuestos canadienses, sigo tirando los papelitos al cesto de la basura, tomo Tall Americano en Starbucks o Double-Double en Tim Hortons, no tengo más perro pero si lo tuviera saldría con la bolsita para levantar la caca de la calle y sigo pidiendo permiso, disculpas y gracias.

La verdad que no tengo idea de si estoy integrado o no. Quizás no del todo. No tengo una gran vida social y la poca que tengo no incluye muchos canadienses (casi ninguno) No escucho mucha radio de Canadá, solamente cuando voy en el auto y no me queda otra. Y no siempre es noticias, muchas veces es música.

Y así y todo, la verdad, no me importa muco el tema “integración” a mí. Son mis hijos los que lo lograrán. Son ellos los que se crían a diario rodeados de amigos y costumbres canadienses, en escuelas canadienses, en deportes canadienses y que serán Canadienses con un toque Argentino.

Y así y todo, creo que mi migración ha sido exitoso: vivo en una sociedad respetuosa, en la que me siento cómodo y en la que puedo irme a dormir tranquilo porque mañana no habrá ninguna sorpresa política o económica que destroce todo lo que he logrado en los últimos años. Vivo en un país en el que el Estado se preocupa por mí y con el que puedo contar, aún con sus defectos (que los hay).

Tu integración, ¿cómo va? Y tu migración, ¿está siendo exitosa? Déjanos un comentario con tu punto de vista sobre el tema.

 

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page


Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

3 Comments

  • Me parece muy exacta la descripción de integración. Dudo que uno pueda lograr muchos amigos sajones, ya que la idiosincrasia es diferente en ese sentido. Yo viví 3 años en USA y mi realidad era parecida. En ese momento no habia smartphone pero leía el Clarín en mi Palm V, escuchaba a Julio Lagos por Internet pero sí escuchaba la radio local, sobre todo NPR, Fresh Air (Terry Gross) y la canadiense As It Happens.
    Por lo demás, yo ya era “sajón” en mi país latino, ya tiraba los papeles en el cesto en Buenos Aires, no miraba fútbol ni a Tinelli y me gusta Starbucks y TGI Friday’s.

    Pero la integración total la logrará mi hija. No “a Canadá”, sino a Norteamérica en su conjunto y al resto del mundo, ya que el resto del mundo está mas cerca desde alla.

    Saludos y gracias por este espacio !

  • Mary

    Integrada? No lo se… Diria que no. Llevo 3 años y medio…tengo mi familia, un Trabajo, tengo mi casa, y las comodidades para estar tranquila… En mi casa se habla español, escucho cada dia mis emisoras favoritas por internet… O en su defecto busco listas de reproduccion de salsa en youtube…mis amigos…el 99% colombianos… Y solo un buen compañero de trabajo quebeco… Que puedo decir.. Todavia intento entablar conversaciones con ellos y no encuentro un tema en comun.. Si tal vez soy yo la que pone una barrera…pero siento que es muy dificil profundizar con alguien cuando un dia te saludan y al otro no… En fin..ya ni siquiera me importa. Integrados…mis hijos… Ellos estan creciendo en esta sociedad… Me siento feliz solo al saber que estoy tranquila, que me siento segura y mis hijos tienen una excelente educacion…y si otros valores que en nuestra cultura estan subestimados…

  • Martha

    integrarse yo creo que es aceptar que este no es tu pais, pero tu pais no es canada, y tu vives en canada asi que yo pienso q uno mas q integrarse se acostumbra, como cuando va de visita donde los tios, al principio todo el maravilloso te sacan a pasear, te cocinan rico, tus primos te atienden super, pero al cabo de unas semanas (quizas menos) ya la visita incomoda un poco asi q debes empezar a vivir el ritmo de esa casa, y aunque uno sigue las normas, trata de respetar las costumbres, le toca reinventar la forma de divertirse segun sus gustos y preferencias. Mis hijos si se sentiran en su casa no donde sus tios y quizas el reto es tambien entenderlos cuando a pesar del gran esfuerzo diario x inculcarles nuestra cultura ellos se emocionen mas por un partidos de canadians de montreal o blue jays y no por un partido de la seleccion de futbol de nuestros paises.

Comments are closed.