La historia del inmigrante vendedor de seguros y de su amigo el húngaro reclutador

Habí­a una vez un inmigrante que habí­a decidido utilizar su tiempo libre en la venta de seguros. Considerando que una de las grandes industrias del paí­s donde ahora residí­a eran los seguros de todo tipo y color, esto parecí­a ser una buena inversión para los dí­as en que su trabajo full time le regalaba un franco.

Con ahinco el inmigrante se dedicó a estudiar y dar exámenes. Duro, muy duro le dió el inmigrante a los libritos sobre seguros. Dí­a y noche el inmigrante se dedicaba a leer y luego a rendir exámenes que lo acreditaran como vendedor de seguros certificado de la Provincia de Ontario. Ah! Cuánto orgullo exhibí­a ante sus logros el inmigrante! Los sonidos de Mariachis resonaban en su cabeza con cada paso exitoso! Hasta que llegó el dí­a en que habí­a que comenzar a practicar! Y fue allí­ que le dijo a otro inmigrante conocido y que daremos a conocer como el pelotudo siempre dispuesto a ayudar y abrir las puertas de su casa a propios y extraños… “Oye che -le dijo- es que debo practicar y necesito alguien que me escuche decir el verso, para saber que tal lo hago, cierto?… No me ayudas?” “Pero como no!” le dijo con una sonrisa el pelotudo siempre dispuesto a ayudar a los demás. Y así­ fue que arreglaron dí­a y hora para que el pelotudo lo reciba en su casa, durante una horita nomás.

Llegada la fecha, abre la puerta el pelotudo, sonriente, con su mejor cara de feliz cumpleaños, para recibir al inmigrante vendedor de seguros que solamente querí­a practicar y necesitaba alguien que lo ayude. Y al abrir la puerta se encuentra con que que no era solo un inmigrante… sino que eran dos! Eran el inmigrante vendedor de seguros y su amigo el húngaro! Y se sentaron los tres a la mesa para que dé comienzo una conversación que fue rápida y extrañamente monopolizada por el húngaro que preguntaba y preguntaba y preguntaba. El húngaro llenaba planillitas, preguntaba números y hací­a anotaciones. El húngaro hablaba y el inmigrante vendedor de seguros tomaba nota y no hací­a nada! Ni hablaba! Por que el húngaro estaba ahí­ para mostrarle a él como se decí­a bien el verso! Mientras el pelotudo pensaba “Esto no era lo que me habí­an dicho!”

Fue así­ como el húngaro, de a poco, fue metiéndose en terreno espeso y enfrentándose con alguien que como buen pelotudo no lo iba a echar a las patadas pero le iba a dar a entender que no era bienvenido. Como por ejemplo cuando quiso hacer entender que la empresa que vendí­a los seguros y que se llamaba Citi algo y tení­a un paragüitas en el logo no tení­a nada que ver con el banco! Pero no fue capaz de explicar por que habrí­a que confiar en la misma empresa que hací­a cinco años le habí­a robado sus ahorros en dólares.

Ya cuando el inmigrante vendedor de seguros y su amigo el húngaro se dieron cuenta que la mentira de venir a mostrar como era el verso no se podí­a sostener más, mágicamente aparece en escena el húngaro reclutador… cosa de no irse con las manos vací­as! Enfundado en su nuevo sombrero, y haciendo gala de una elegancia que ni un elefante en un bazar envidiarí­a, ante las rotundas negativas del pelotudo que les abrió las puertas a cambiar su tiempo libre por una carrera de vendedor de seguros donde, oh sorpresa, el húngaro era el jefe, espeta un… “Bueno, pero mejor que aprovechar el tiempo libre con tu familia o haciendo lo que te gusta es ganar más dinero” A lo que la charla, de manera abrupta pero no menos amable, llegó a su fin.

Es el dí­a de hoy, un año después de estos acontecimientos, que el pelotudo que siempre se ofrece a dar una mano y abre las puertas de su casa a propios y extraños está esperando que el inmigrante vendedor de seguros vuelva, ya sin el húngaro reclutador, a dejarle en mano la cotización prometida. Pero nunca más se los vió.



Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

17 Comments

  • Leonardo

    Vivos y pelotudos hay en todos lados.
    salió cortito.

  • Alejandro

    Bueno, pero al final, te aseguraste con alguien :)? Asumo que es una anécdota personal? 🙂

    A mí­ me paso algo parecido pero con la venta de AmWay… Qué tozuda esta gente!!! Parecen los Testigos de Jehová que siempre vuelven con la misma sonrisa aunque les digas que no querés saber nada de su religión!!!

  • es un deja vu para mi .. jeje.. creo que es cityfinanciere y primerica.. son pesados.. ya les grite ya una vez… jejeje de lo peor

  • Muy bien Leonardo Viste que cuando querés, podés? Pero igual no hace falta que seas tan duro contigo mismo!

  • Juan Pablo

    JUAS, Realmente un vivo de aquellos, no?.
    y como dice el dicho el ladron ve a todos de su condicion, no?. el “pelotudo”, palabras que creo exageradas, mas bien te diria, que es una persona que puede ayudar desinteresadamente a otro inmigrante!, (y lo sigue haciendo, no?)
    de los bancos NI HABLAR!! 🙂

  • Lo mejor para sacarte de encima a estos tipos es que les pidas leer el contrato primero. Si es que acceden a ello, te vas directamente a las cláusulas y por allí­ comienza a preguntar.
    Por otro lado, áGuille, nunca aprendes!
    Digamos que esto tambien es semejante a lo que decias en un post anterior, hiciste lo posible por ayudar, por lo que puedes dormir tranquilo.

  • Todo lo que quieras… pero acordate que la reunión me la pidieron para hacer un “simulacro” y resultó que no solo me querí­an empomar un seguro sino que también me querí­an reclutar para venderlos… Y yo tengo claro que no puedo vender ni un vaso de agua en el desierto… ni me interesa!

  • No entiendo esta estrategia de no decir a lo que realmente se pretende. Pasa lo mismo con algunas ofertas de empleo (en Chile), que no mencionan la empresa ni lo que se requiere. ¿Será que algunos incautos si caen en su juego? … y terminan por comprar el seguro y luego venderlos.

  • Lo que los tipos necesitan es poner un pie en la puerta a través de un amigo o conocido, por que es la manera que se mueven para bajar sus costos de advertising a “casi cero” Luego, verán que pueden hacer: si venderles el seguro o reclutar al personaje en cuestión para transformarlo en un vendedor que, a través de sus amigos y conocidos, pueda continuar la cadena.

  • Este es uno de los post mas utiles para los que recien estan llegando. Por que hay muchos tiburones tratando de empomarte con estas companias donde el objetivo no es vender(te) el producto sino reclutar gente. Las famosas organizaciones piramidales (multilevel marketing) estan tambien aca y buscan captar a incautos que necesitan dinero. Pero la verdad de la milanesa es que terminan perdiendo guita, tiempo y confianza en si mismo.
    Y cuidado con esta: “Yo te bato la justa. Esto es una organizacion piramidal pero esto recien comienza, nosotros estamos en la punta de la piramide y podemos hacer mucha guita!”. Si, seguro que esta en el principio y vos estas sentado en la punta de la piramide!!! Nadie sabe nada del tema y a vos, porque sos lindo, joven y simpatico, te eligen por la barita magica para estar ahi en ese lugar de privilegio. Cuando tratas de buscar si realmente estas alto en la piramide, te encontras que hay ochocientos mil tipos encima tuyo. UN HORROR.

    Cuando uno reconoce a estas companias, lo mejor es salir corriendo, rajando lo antes posible. Y si el que se los presenta es un “amigo”, peguenle una patada en el tuje, porque ese no es amigo sino alguien que te quiere garcar en provecho propio.

    A mi me quisieron enganchar con “Edward Jones”, que te abren una oficina y te ponen todo… exactamente, ”
    te ponen todo” (y sin vaselina!).

  • Juan Pablo

    enzo: es para tener en cuenta, muy clara tu explicacion 😉

  • QUE HORROR!!!QUEMENME EN LA HOGUERA Y APUí‘ALENME CON UN CUCHILLO DE PLASTICO DESAFILADO

    ESCRIBI “BARITA” EN VEZ DE “VARITA”… no puedo ser tan cuadrado!!! que tipo >>vruto<<

    Perdon… perdon… perdon

  • Leonardo

    Ni por las tapas se me pasó que eras vos, disculpame por lo de pelotudo. Quise hacerlo corto y se me escapó.
    Disculpas please.

  • Enzo Bos si ke sos hanimal!

    Leonardo, si me permití­s, me quedo con tu primer comentario que fue mas sincero… Cuál es la diferencia entre saber si era yo o no? Que si sabí­as antes lo ibas a pensar pero no me lo ibas a decir! Después de todo, no serí­as el primero en darme la razón en lo pelotudo que soy a veces! Un abrazo.

  • Leonardo

    Jajajajaja, de acuerdo, de acuerdo, pero bueno me sentí­ mal , no lo puedo evitar , ponete en mi lugar.
    Y si, vivos y pelotudos hay en todos lados.
    Sigo cortito.

  • Me parece que una cosa es piramidal y otra marketing multinivel.

    Hasta donde se y he verificado, en el marketing multinivel, vendes un producto y reclutas gente para que venda el producto y ganas por reclutar y por las ventas que tú y tus reclutados hacen y así­ hasta cierto nivel.

    En cambio en el sistema netamente piramidal (que es una estafa en esencia) no te venden nada, es simplemente una mal llamada “inversión” en la que entregas un dinero con la promesa de que te darán un interés, el cual recibirás siempre y cuando “reclutes” o “estafes” sin saberlo a otros más que igual que tú entregarán su dinero con la misma promesa que te hicieron. Es del dinero de estos últimos estafados de donde provendrá el interés que recibes y te vas feliz, por el momento, porque no sabes si volverás a recibir el dinero que entregaste al inicio y que supuestamente está ganando “intereses” y, mientras que los que trajiste al “negocio” quedan esperando a ver quién cae para que puedan recuperar parte de su dinero.

    Ojalá la historia terminara con que a los últimos se les devuelve lo mismo que dieron, es decir, su dinero sin intereses, pero no es así­, ya que los promotores de esta pirámide tuvieron que hacer gastos en publicidad, personal y en darse la gran vida!!!

    Así­ que avisados.

Comments are closed.