Ser Recurso y Ser Humano: Tres Ejemplos.

A veces la mención de “Recursos Humanos” parece estar más ligada a la parte específica del “Recurso” y no tanta a la del “Humano”. Como trabajadores, somos indispensables hasta que somos prescindibles. Somos personas, mientras no nos hagan trabajar como máquinas.

Cuando laburaba para “el ruso Jaime” en Buenos Aires, cada vez que le pedía aumento me decía que si quería aumento me iba a tener que buscar otro trabajo. Que Shell no me lo iba a dar. Cuando me fuí, me transformé en una lacra, mala persona, poco recomendable. Una mierda, bah. Y sólo por haberle seguido el consejo a él y buscarme un trabajo que me pague mejor.

Cuándo Patricia trabajaba en Hasbro, en Buenos Aires, hace muchos años, tenía un jefe que la hacía quedarse después de hora “por si pasaba algo”. Eran nuestros primeros años de casados y como padres. Pato todavía lamenta esa época como aquella en la que se perdió la posibilidad de ver crecer a Santi en sus primeros meses.

Aquí, cuando se trabaja para un Call Center o línea de producción, no se crean que es la panacea… te hacen sufrir como un condenado también. Empleadores explotadores hay en todos lados, Canadá no es la excepción. Sin embargo, en estos días recordaba los ejemplos de arriba y los contrastaba con algunos otros vividos en estas latitudes. Les dejo estas tres pequeñas historias como ejemplo de que a veces se puede ser “Recurso” y, al mismo tiempo, “Humano”.

Tres ejemplos de como se puede ser “Recurso” y “Humano” al mismo tiempo.

El Problema del Ruido Blanco

Martina es rusa. Es una buena laburante, muy dedicada y buena compañera. Cuando su grupo de trabajo debió mudarse de edificio, las nuevas oficinas no eran tan nuevas. Eran bastante más viejas que las anteriores. Pero ese no era el problema. La cosa pasaba por ese pequeño ruido de fondo, constante, monotono, causado por los tubos fluorescentes de la sala de trabajo. Martina lo notó desde el primer momento y supo que no iba a soportarlo, así que decidió involucrar a su Supervisor. Y al Jefe de su Supervisor. Y a Recursos Humanos. Y a Facilities. Que a su vez llamaron a los de Seguridad e Higiene. Que involucraron a un Electricista externo que está estudiando como hacer para reducir ese ruido para que Martina pueda trabajar en paz.

Para muchos de sus compañeros, y hasta para su Supervisor, Martina ha caído en la categoría de “rompecocos” pero, aún así, la compañía ha decidido ayudarla para que tenga un mejor ambiente de trabajo… y sin chistar. Por que Martina es un “Recurso”, y es “Humana”.

La tarjeta de bienvenida

Jonathan comenzó a trabajar hace poco en una compañía del centro de London, ON. Luego de lagunos intentos fallidos en otras empresas algo más chicas, donde no estuvo tan a gusto y la paga no era tan buena, finalmente consiguió acomodarse en esta compañía. Es una compañía importante en su rubro, de muchos años en el mercado y con casa matriz en Toronto, ON.

Durante su primer día de trabajo, la persona que se estaba encargando de su entrenamiento le comentó que tenía un sobre a su nombre en el correo interno. Quién podía hacerle llegar algo en el primer día? Pues era el representante de la empresa en London. Le había enviado una tarjeta y con su puño y letra le dió la bienvenida a la empresa., le aseguró que su nuevo grupo de trabajo era excelente y le deseaba la mejor de las suertes en su nuevo puesto.

Darle la bienvenida al nuevo empleado, con una tarjeta escrita de puño y letra del “Gran Jefe” no es mala idea. Después de todo, Jonathan no sólo era un nuevo “Recurso”, sino que también es “Humano”.

Aumentos, no. Despidos tampoco.

Los tiempos que corren son complicados para muchos. Grandes empresas de decenas de años se caen a pedazos. Miles quedan sin trabajo a diario. Los Gobiernos invierten miles de millones en salvatajes que parecen imposibles.

Mary, la egipcia,trabaja para una muy buena empresa en Calgary. Una firma canadiense líder en su rubro que ha generado millones en ventas durante los años anteriores a la crisis. Los responsables de esta empresa parecen haber sido lo suficientemente vivos como para tomar los resguardos encesarios para tiempos de crisis. Hace pocas semanas atrás, cuando sus amigos y vecinos quedaban sin trabajo cada semana, Mary recibió una notificación oficial. Le decían que, este año, no iba a recibir aumento de sueldo. Sin embargo, a cambio, la empresa le decía a Mary que, si el año que viene la cosa venía mejor, su bono anual se iba a duplicar. Y que se quedara tranquila, que la empresa iba a arreglarse con los recursos que tenía ahora y que no iba a haber despidos.

Mary se sintió bien, se sintió valorada como “Recurso” y como “Humano”.

Vos… te sentís valorad@ como “Recurso” y como “Humano”?

Pic “cup of robots ~ on white” by striatic



Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

16 Comments

  • Así es…
    Yo he tenido 2 experiencias una como voluntaria (internship) y la verdad que el trato y las consideraciones a mi persona como “humano” fueron buenísimas.
    Pero luego en mi primer trabajo, fue todo lo contrario, y les puedo decir que era una posición de “entry level”, y que yo estaba consciente de que mi actitud tenia que ser de apertura total, pero les juro que jamas me habían tratado tan mal en un trabajo, otro día lo cuento (es muy largo), pero se que eso tampoco puede ser el standard. Asi que espero tener mejor suerte para la proxima.-

  • Antonio

    A se me olvidaba yo nunca dije que los gerentes y los dueños de mi trabajo de tiempo completo son originarios de un país del tercer mundo.

    • Federico L

      Noo.
      Creo que me exprese muy mal Antonio / guille.
      Lo que quise decir, es que no tiene nada que ver si es canadiense o chino, brasilero o griego, gente que te quiera aprovecharse de uno, siempre hay.
      No es un comentario ironico ni acusador el que realice a tu post, a su vez me parece que tiene un punto de vista valido,comparto casi la totalidad de lo que expresaste y me parece que Tu experiencia es muy valida.

      PD: lo de tu VERDAD es porque quise comenzar el comentario con algo de impacto, pero lo que me impacto son los “Retos o Planteos” con onda.
      Espero que se haya comprendido mi punto de vista y a fin del caso es que todos trabajamos en lugares que no nos trataron como un Recurso Humano y si como “Algo” que movía solo las manos. Comparto tambien los que dicen que algo de culpa es de uno.

      Saludos de nuevo

      Fede

  • Alexia

    Hola Guillermo, punto muy interesante, en el ramo bancario donde yo trabajé, somos más un recurso que un humano, cumpliendo con tu trabajo más el trabajo del jefe inmediato, saliendo a deshoras, no te quieren pagar horas extas y mucho menos alimentos por los dias pico, entre otros..y si te vas al sindicato para informar tu inconformidad, quedas mal ante el jefe y superiores como conflictiva (o), y muchos no lo hacen y lo aguantan por miedo a perder el trabajo. Uno de los pocos jefes considerados que tuve se stresó de tanta presion que se desmayó causando gran susto. En fin, estamos pasando en una época donde somos esclavos con salario. Más a pesar de lo antes mencionado tambíén tuve muchas satisfacciones pues existían en esas épocas buenas prestaciones como servicio medico particlular, prestamo de vivienda, auto, prestamos personales, utilidades pero al dia ya no existe esto, apartir de este año el empleado que entre sólo tiene prestaciones a la de la ley. Saludos

  • Eduardo

    En mi experiencia laboral en México, tras 4 años de sacrificar mi familia y mi salud, me canse de escuchar la frase “de que lloren en mi casa, mejor que lloren en la tuya”(siempre lo dicen los jefes), y eso que se vanagloriaban de sus valores catolicos y hasta nos hacian ir a Misa 2 veces x mes.

    Entre a esa empresa pensando que me tratarian como Humano, pero en realidad solo fui un Recurso.

    Al salir me prometí a mi mismo no volver a trabajar en ninguna empresa en mi pais, lo que me dejo 2 opciones, 1. Crear mi propia empresa o 2. Trabajar en otro pais.

    Estoy haciendo lo primero, pero mi meta es lograr lo segundo.
    Saludos.

  • Ale marge

    Como dice Guillermo, aquí hay de todo, buenos y explotadores, de todo. En nuestro caso la primera empresa donde trabajó JC eran bastante negreros, no así las otras tres (quizás porque ya trabajaba como empleado calificado, no sé)
    En la que trabaja ahora es ya en demasía lo que se hace con el recurso humano, se fijan en que el empleado conserve la salud, hasta le dan consejos de como sentarse en la compu, concursos para bajar de peso, campo de deportes, bonos de gimnasio, desayunos santé, horario flexible, etc. Pero a mí lo que mas me llamó la atención fue en la fiesta de fin de año ver a los 3 dueños (en una empresa multinacional de 6.000 empleados) saludar a uno por uno de los 1.000 que trabajan en la sede central.

  • alejandra

    que buen post guillermo!!
    mi experiencia es que fui un Recurso, y mal.
    Trabaje por 7 anios en Argentina en una empresa mutinacional, Roggio.
    Ingrese como secretaria rasa de Licitaciones.
    A los 2 anios, piden de Gerencia Comercial a “Recursos Humanos” que yo fuera la secretaria.
    OHHH mi sorpresa, que logro!!!
    Pero los anios posteriores, atendi a las dos secretarias a la par, sin reconocimiento economico ninguno, y trabajando horas extras “gratis” por decirlo de alguna forma.
    Y ademas era mama de 3 ninas chicas, menores a 5 anios, pero era una buena empresa, de nombre para mi CV.
    Asi fue que en 1998, enfermo de cancer, repentino, intervencion quirurgica urgente, rehabilitacion 15 dias en reposo…. y en esos dias no dejaba de sonar el telefono, mis jefes preguntando todo, y yo realizando el trabajo desde mi casa!!!
    El primer dia de reincorporacion con alta medico, mis jefes me recibieron con enormes ramos de flores, y Felicitandome porque toda la nueva imagen de su empresa subsidiaria (Metrovias), habia sido un exito, y todo lo habia realizado yo solita, sin jefes, sin intermediarios.
    Feliz estaba yo, recuperada de mi cancer, y gratificaciones laborales. Que mas podia pedir!!
    Pero…..al regresar del almuerzo, me encuentro en mi escritorio, un sobre!!!!
    Si, era la carta de despido.
    Ahi sinceramente me senti UN RECURSO!!!!! Totalmente usuado y abusado, spiquica y economicamente, y jamas UN HUMANO.
    Esta experiencia que quise compartir con ustedes, es porque dede ese mismo momento me jure NUNCA MAS trabajar en Argentina, ni darle nada de mi al pais. No lo merece.
    Perdon si fue largo el comentario, pero queria exponer como es ser un RECURSO.
    Saludos y gracias Guillermo por este espacio.

  • Diego

    En el ultimo trabajo que tuve en Colombia no existía el lado “humano”: todos los días horas extras no remuneradas (cuando salía puntualmente al cumplir el horario de trabajo me preguntaban que si estaba enfermo), trabajar una horas sábados y domingos sin pago. Incumplían aumentos de salario. El trato era irrespetuoso, las únicas capacitaciones eran las mínimas que ordena la ley y que daban ventajas tributarias a la compañía. Recuerdo muy bien que un colega trato de poner los puntos sobre las ies. La respuesta del jefe: “si no le gusta algo, pase la carta de renuncia”. Cuando trató de dialogar: “el dialogo no está abierto”. Como consecuencia la rotación de personal era altísima, y los pocos que duraban más de un par de años eran en su mayoría personas que por edad o perfil no les era fácil conseguir otro empleo. Muchos jefes piensan que eso de lo “humano” es un costo extra y va en detrimento de su autoridad frente al empleado y de la eficiencia de la compañía. Pero estoy seguro que es mucho más costoso tener a todos los empleados aburridos, buscando otro trabajo.
    Por fortuna, me hicieron una oferta de trabajo en el exterior, lo pensé 5-6 segundos, redacte mi carta de renuncia y empaque maletas. En mi nuevo trabajo la parte “humana” es una política de la compañía, no voy a decir que es el paraíso terrenal, pero el cambio es diametral. Si bien soy un “recurso” de 8 a 4, siento que ellos tienen claro que soy “humano” las 24 horas del día, con familia, problema, hobbies, opiniones, etc. Al principio no estaba preparado mentalmente para tanta belleza: “Como? puedo decidir cuando tomo las vacaciones y si el jefe no esta de acuerdo me tienen que pagar el doble ese tiempo y encima pagarme el sobrecosto que eso cause?” “El jefe no me puede obligar a hacer horas extras, y si me lo pide el bono es doble de las horas extras normales?” Hello??

Comments are closed.