Son esas pequeñas cosas…

Una vez que pasa el encanto inicial de los primeros días y uno comienza a meterse mas en su propia rutina (aún como “pseudo-turista”) es cuyando comienza a recordar todos esos pequeños detalles que le caían como una patada en los huevos.

No son las grandes cosas que hacen a la vida a mediano, largo plazo (si es que se puede decir que existe el mediano-largo plazo en este lado del mundo), sino mas bien un conjunto de cientos de pequeños detalles que regulan tu vida diaria.

Si uno se atreviera a discutir esos cientos de pequeños detalles con los que lo rodean y viven aquí, quedaría como un quejoso insoportable al que no hay por… que le venga bien. No debiera esperarse lo contrario, por eso unos viven aquí y otros en otro lado.

¿Se conduce como se vive? Me pregunto si es posible hacer una analogía entre el tránsito y la forma de vida de una sociedad. Si así fuera, el paralelismo podría ser válido para plantear porque ambos (el tránsito y esta sociedad) sacan lo peor de mi, independientemente del esfuerzo que haga por mantener mi “inner Hulk” escondido y sin explotar.

Lo que no se hace en su momento, luego no hay forma de remediarlo cuando pensé en viajar lo hacia con la idea, entre otras cosas, de “cerrar” capítulos de mi vida que sentía habían quedado mal cerrados. Quería corregir cosas que con el tiempo sentí no habia hecho bien y hasta dar abrazos de despedida algo tardíos pero que me dejen en paz. Bueno, lo que no se hizo en su momento no se puede remediar 6 años después. Las promesas de “amor” que vuelan por Internet cuando uno ya esta ausente no se traducen necesariamente en lo mismo cuando se vuelve. Son los capítulos que se cerraron con el tiempo y que ninguno sabía hasta ahora. Lo mas sano, creo yo, es dejar las cosas así como están, seguir adelante y olvidar. Lo pasado, pisado.

En todos lados se cuecen habas Aunque algunas habas saben peor que otras. Me refiero en particular a las reacciones luego de las elecciones en Buenos Aires del pasado Domingo. Si no fuera porque viví en Canadá las reacciones posteriores al triunfo Conservador, podría haberme horrorizado mas todavía. Aun así, cuando las autoridades y los que se suponen intelectuales de un país salen a “masacrar” a los que decidieron pensar diferente a ellos de la manera que lo han hecho es por que algo falla. A veces pareciera que se pasan el “espíritu democrático” por el orto.

If I had a million dollars Esta ciudad está cada día mas linda y hay cada vez mas oferta de productos y servicios, pero pareciera que lo disfruta la cada vez menor cantidad de gente que amasa cada vez mas dinero. Nos tomamos un par de días en la costa y en el camino hacia allí (y también en el destino) pudimos observar lo mismo. Los “del medio” se arreglan con lo de siempre, los de arriba cada vez tienen mas cosas. Los de abajo, no tengo idea.

Les dejo estas reflexiones de lo que va de las vacaciones en Buenos Aires. En cuanto tenga mas, vuelvo a escribirles.

Saludos a todos!



Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

6 Comments

  • Que tal Guillermo,

    Espero estés entre todo disfrutando de tus vacaciones.

    Esta de mas mencionar que todo lo que dices es cierto, no se por que uno a veces espera algo diferente.

    Lamentablemente la realidad es así, y mucho mas en los puntos 2 y 4.

    Con respecto a tu analogía del transito y la sociedad, yo una vez trate de hacer lo mismo pero entre el transito e ir a hacer la compras en el automercado!

    Saludos y que sigas disfrutando
    Alex

  • Sergio (SCA)

    Un amigo viajò a Caracas un mes atràs luego de 4 anios aquì en Montreal… Los primeros dos dìas fueron al igual que tu, de ver el lado bueno de la ciudad, pero ya con el paso del tiempo me decìa que comenzò a vivir y recordar todas esas cosas que lo habìan movido a venirse a Canada con su familia… el amor le durò muy poco!
    Saludos,

  • squirrel

    Como decía la canción de Serrat, Aquellas pequeñas cosas…

    Uno se cree
    que las mató
    el tiempo y la ausencia.
    Pero su tren
    vendió boleto
    de ida y vuelta.

    Son aquellas pequeñas cosas,
    que nos dejó un tiempo de rosas
    en un rincón,
    en un papel
    o en un cajón.

    Como un ladrón
    te acechan detrás
    de la puerta…

  • Ana

    Es verdad todo lo que vos decís. Algunas cosas hay que dejarlas así como quedaron, aún cuando parece que se podrían reparar, cerrar o renovar ciertas relaciones.

    Pero lo que más me sorprendió del relato fue el If I had a million dollars… que es una frase común, pero a mí me remite directamente a BNL!!! y salto en una pata. Debo ser la única fan en Argentina. Ahora, si me decís que no los conocés viviendo en Canadá desde hace 6 años, no te creo!

  • Mark

    Anda a cualquier ciudad de Latinoamerica..Es lo mismo

  • Liliana

    Decime Guillermo, cuando uno retorna como viajero, no es interesante el viaje desde Ezeiza a la ciudad? , se comienza a ver la pelicula en fast track.
    Toda la sociedad , no solo el conductor va en ese carril. Laburar, llegar a fin de mes o no, consumir algo, dormir, etc. Un dia es fotocopia del anterior. Esa es la sensacion creo cuando uno vuelve. La inercia , el repetir sin poder darse una salida como individuos y sociedad total. Ouroborus, esa serpiente que se muerde la cola.
    Por eso es tan dificil cerrar algunas cosas que quedan en nosotros los que emigramos. Alla, ellos ya dieron vuelta a la pagina al otro dia que nos despedimos, nosotros aqui, tuvimos y nos dimos la maravillosa suerte de “crecer” o autoparirnos de la mejor manera que pudimos, siempre extrañando. Cuando volvemos, somos otros.
    Si hay algo sabio en el dicho “don’t stir the bee hive” , creo que se puede aplicar ante estos eventos.
    Disfrutar cada dia de poder tener dos homeland. Saludos!!!

Comments are closed.