Diez Años en Canadá

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

28 de Mayo de 2005. Luego de un viaje infernal en el que no pegamos un ojo, que tuvimos que viajar con Facundo a cuestas todo el viaje, que se hizo interminable… llegamos al Aeropuerto de Toronto para hacer nuestra entrada formal como Residentes Permanentes en Canadá.

Que nervios, carajo. Y cuanto entusiasmo… ¿Cuánta gente tiene la oportunidad de empezar de vuelta? Éramos parte de “una elite”, de un grupo de elegidos y privilegiados a los que la vida les había dado una segunda chance.

Pocos días después nos tomábamos esa foto, en una de nuestras primeras recorridas por el Parque Gatineau.

Diez años después, aquí seguimos. Pasaron muchas cosas en el medio. Pasó Waterloo, pasó Moe, pasó Martín, pasó de todo. Pero aquí estamos. Arraigados. Contentos con alguas cosas. Disconformes con otras. Extrañando algunas. Respirando aliviados por otras.

No se puede volver el tiempo atrás. Lo que pasó, pasó. Lo que se hizo mal, no se hizo mal a propósito. Lo que se hizo bien, hay que festejarlo.

Aquí estamos. De los de la foto, uno terminó el secundario y ya no tiene más esos cachetones. Es todo un hombrecito a punto de tomar las riendas de su vida de una vez.

El otro no tiene más los rulos, pero tiene una alegría de vivir que contagia… Es el que heredó la risa contagiosa de la madre, que hace que salga el sol cada vez que se lo ve feliz.

Y los otros dos, aquí peleándola. Con unos kilitos de más. Algunas canas. Reinventándonos todos los días y tratando de aprender a medida que andamos.

Me sigo sintiendo extraño en esta tierra. Nunca voy a terminar de ser uno con Canadá. Siempre va a haber algo que nos divida… pero no es lo importante.

Son mis hijos los que son uno con este país. Después de todo, es de lo que se trata esto: de dejarles con este pasaporte mi legado. No tendré mucho dinero para dejarles. Quizás algunas deudas… pero les dejo el pasaporte canadiense y la posibilidad de hacer su vida en un país normal donde parece haber un futuro.

Salud. Por otros diez años.

Si crees que esta nota puede ser útil para alguien más, compártela utilizando estos botones...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page


Author: Guillermo
Recibe todas las semanas nuestras novedades. Participa de eventos gratuitos exclusivos para nuestros suscriptores. Entérate antes que nadie de las novedades en inmigración a Canadá.

2 Comments

  • Leonardo

    Muy lindo Guillermo. Éxitos totales en este año y por los que estén por venir.

  • Jorge

    Felicitaciones Guillermo, familia valiente y como ejemplo para seguir adelante en nuestros procesos.

Comments are closed.